viernes, 9 de marzo de 2007

Pieza del mes: La Madre Santisima de la Luz


La pieza del mes es un lienzo anónimo de grandes dimensiones que representa a la Madre Santísima de la Luz. Forma parte de la colección del Palacio Arzobispal (Caracas).

La iconografía de la Madre Santísima de la Luz tiene su origen en la ciudad de Palermo (Italia) en fechas cercanas a 1722, cuando una monja experimentó una visión prodigiosa en la cual la Virgen María estaba sosteniendo un alma para evitar que cayera en las fauces de un monstruo maligno. Esa visión fue plasmada por un pintor y conservada en Palermo hasta 1732, cuando la Compañía de Jesús decidió trasladar el cuadro a la iglesia jesuita de León en Guanajuato (México). Fueron los jesuitas quienes difundieron su culto por el continente. En Caracas los jesuitas se instalaron a inicios de la década de 1750, por lo cual buena parte de las imágenes de esta devoción se pueden fechar hacia mediados del siglo XVIII.



Sus imágenes muestran a la Virgen María sosteniendo con su mano derecha la figura de un alma joven y semidesnuda, mientras a los pies de ésta la espera un monstruo (Leviatán) con sus fauces abiertas. La Virgen sostiene en su brazo izquierdo al Niño Jesús, el cual selecciona un par de corazones ardientes de una cesta que un ángel le ofrece. Estos corazones simbolizan la caridad y el amor a Dios, que todo mortal debería poseer para alcanzar la salvación eterna otorgada por Jesús y mediante la intercesión de María como madre.

Sobre la cabeza de la Virgen un par de angelitos la coronan como reina del cielo. Su túnica blanca y su manto azul la relacionan con la iconografía de la Inmaculada Concepción, simbolizan su pureza y castidad. El fondo de color amarillo dorado sobre el cual se ubican las figuras representa al más allá cristiano.

Esta iconografía de la Madre Santísima de la Luz promovió incansables polémicas, tanto en Europa como en América, ya que algunos teólogos alegaban que los espectadores podrían interpretar equivocadamente que la Virgen estaba rescatando almas del infierno, lo que implicaría que éste no es eterno. A su vez el poder corredentor de María sería superior al de su Hijo, único juez al que le toca sentenciar sobre el destino de la humanidad. Esto promovió la censura de la figura demoniaca desde 1760, a raíz de lo cual se sustituyó por unas llamas que aludían al purgatorio, o unas nubes oscuras que simbolizan al pecado. Por su parte, en 1747 el papa Benedicto XIV expresó su desacuerdo con la imagen, aunque no llegó a prohibirla totalmente, ya que en Italia abundan sus representaciones y su culto permanece vigente. En nuestro país se han encontrado algunos cuadros en los cuales se suprimió la imagen del alma, perdiendo con ello la cualidad de Virgen auxiliadora que ostentaba la figura mariana.

La imagen que reproducimos no posee las censuras por lo que posiblemente se encontraba en algún claustro conventual al cual no podían ingresar los obispos durante sus visitas pastorales. Razón por la que no se habría acatado la censura eclesiástica.
En Caracas la Madre Santísima de la Luz fue patrona del cabildo civil y por ello su imagen adornaba el balcón del ayuntamiento desde 1757 y también se encontraba en su oratorio construido en 1763. Contó con un culto muy extendido hallándose referencias documentales sobre sus imágenes en casi todas las iglesias de la ciudad, aunque muy pocas actualmente las conservan. Sólo hemos hallado cuadros sobre esta advocación en la iglesia de San Francisco de Caracas y en la Catedral de Caracas. También en la Capilla Santa Rosa de Lima (Alcaldía del Municipio Libertador), Galería de Arte Nacional, Museo de Arte Colonial Quinta de Anauco y en algunas colecciones privadas.



Fotos: Tarim Gois
Texto: Janeth Rodríguez


Si en la iglesia de su localidad existe una imagen de esta advocación envíennos una foto y contribuya a ampliar nuestro banco de imágenes sobre el arte colonial venezolano.

2 comentarios:

Laurem dijo...

Muy interesante tu blog sobre este arte, que muchas veces no se sabe apreciar bien, siempre que visito iglesias me gusta observar este tipo de arte, cuando fui a la quinta anauco me quee fascinada con todo lo que había ahí en especial una linda estatua de san miguel arcangel.
Saludos, soy laurem del foro de cantv.
Espero seguir viendo lindas muestras de artes.
En la catedral de Maracaibo hay lindas obras bonitas cuando pueda te mando unas fotos para que las publiques :)

Janeth Rodríguez dijo...

Gracias por tu comentario. Serán bienvenidas tus fotos. Puedes enviarlas a janethrodriguezn@gmail.com Precisamente la idea es que los lectores se entusiasmen y nos ayuden a redescubrir nuestro patrimonio, antes de que el tiempo, la ignorancia y el desgano lo destruyan.