domingo, 10 de agosto de 2008

Nueva Publicación: Arte y mística en Venezuela

Nos complace informar a nuestros asiduos lectores que la Universidad de León (España) a través de su Secretariado de Publicaciones ha llevado a la imprenta dos investigaciones nuestras, de las cuales podrán leer un amplio resumen en nuestro blog. La primera de ellas es: Arte y mística en Venezuela: Las visiones celestiales y el éxtasis en la pintura de la Provincia de Caracas, investigación estructurada en cuatro grandes capítulos.

En la primera sección titulada Las visiones celestiales y el éxtasis en la teología católica postridentina, se define la doctrina mística referente al éxtasis y las visiones celestiales, empleando los textos doctrinales que circularon en la provincia de Caracas durante el siglo XVIII. En el mismo capítulo se plantea una revisión de la experiencia visionaria española desde el siglo XVI, intentando demostrar cómo el fenómeno místico alcanzó un auge, para luego cruzar el Atlántico hasta los territorios ultramarinos a través de la literatura católica. En ese mismo texto se solventan las confusiones que existen entre el misticismo y su relación con la santidad. Para ello se revisa el proceso de canonización utilizado por la Iglesia católica hasta el siglo XVIII, procurando demostrar que el misticismo no era admitido por las autoridades eclesiásticas como una condición implícita de santidad, hasta la contrarreforma, cuando se utilizó intencionalmente este tipo de experiencias para ganar adeptos a la causa católica y responder a las nuevas necesidades espirituales de la población. Por último, en este mismo capítulo se revisa la presencia de la literatura mística en la provincia de Caracas, lo cual nos permite medir el grado y la difusión del conocimiento sobre este tema entre los caraqueños.

En el segundo capítulo, titulado La provincia de Caracas en el siglo XVIII, se intenta una aproximación al contexto histórico y social en el que surgen las obras pictóricas que analizaremos y muy especialmente el papel desempeñado por la Iglesia católica durante la época, además de la vitalidad y protagonismo de las prácticas religiosas entre los habitantes de la provincia.

En el tercer capítulo, denominado La iconografía de la visión celestial y el éxtasis en la pintura de la provincia de Caracas, partimos de familiarizar al lector con las particulares funciones de las artes al servicio de la Iglesia católica durante postridentino. También se revisa el origen de la iconografía mística en el arte europeo, para demostrar su particular concepción e importancia dentro del arte barroco. Luego se intenta evidenciar la codificación de un lenguaje iconográfico visionario a través del análisis iconográfico de las obras locales. Para cumplir con ello se examina la iconografía visionaria en función de tres grandes grupos: a) El objeto de la visión: donde se aborda la representación de la experiencia teofánica, la composición general de la pieza y los elementos ambientales utilizados; b) La representación del vidente o su gestualidad visionaria; y c) La presencia de personajes intermedios y objetos simbólicos.

Una vez examinado este particular lenguaje y su interpretación local en algunas piezas que se consideran ejemplares en cada una de estas pautas, se procedió a analizar algunas pinturas que pueden considerarse excepcionales, en función del particular modelo iconográfico que representan. Estas imágenes reproducen unos conceptos determinados de la teología mística, de manera que pueden hallarse piezas en las que la experiencia visionaria surge en sus diferentes posibilidades, tales como la conversión, la unión mística, la estigmatización, la eucaristía, el tránsito de la muerte y la inspiración divina. Finalizamos este segmento brindando unas advertencias al lector sobre algunas obras pictóricas que por su ambigüedad compositiva pudieran ser susceptibles de errores de identificación iconográfica.

En el último capítulo, titulado Hacia una interpretación iconológica de las visiones celestiales y el éxtasis, se procura realizar una tentativa aproximación a los significados iconológicos de las obras analizadas. Se parte en primer lugar, de una revisión de las razones eventuales que motivaron la representación de esta iconografía, para luego emprender a grandes rasgos dos interpretaciones posibles que han surgido a lo largo de la investigación, como son, el uso de la iconografía visionaria interpretada como paradigma de la perfección cristiana por las autoridades eclesiásticas y el espectador común, y la utilización de esta iconografía intencionalmente dirigida a la mujer como refuerzo de un discurso sobre la conducta femenina.

Entre las conclusiones a las que se llegaron en esta investigación, podemos destacar la presencia de una iconografía visionaria que se mantiene fuertemente apegada a la tradición iconográfica católica. Esta iconografía se convirtió en una efectiva arma proselitista, educativa y persuasiva en manos de la Iglesia local. En estas imágenes se divulgaba no sólo la doctrina religiosa, y muy especialmente la teología mística, y se procuraba inculcar los patrones morales de conducta que permiten mantener la armonía y estabilidad de la sociedad caraqueña. De manera que hemos podido identificar, más allá de los contenidos primarios de las piezas referentes a la teología mística, una serie de mensajes relacionados con el paradigma de perfección cristiana que se espera en los devotos, y un modelo de conducta a seguir por la población femenina. Así la iconografía visionaria caraqueña se enmarca dentro del arte barroco en cuanto a temática, significado y función.

Janeth Rodríguez Nóbrega, Arte y mística en Venezuela. Las visiones celestiales y el éxtasis en la pintura de la provincia de Caracas. León: Universidad de León, Secretariado de Publicaciones, 2008, 22 il., 262 pp.

Nueva publicación: Las imágenes expurgadas: censura del arte religioso en el período colonial

Nos complace informar a nuestros lectores la publicación de nuestro estudio Las imágenes expurgadas: censura del arte religioso en el periodo colonial, gracias al interés del Secretariado de Publicaciones de la Universidad de León (España), del cual ofrecemos aquí un breve resumen.

En este trabajo pretendemos reflexionar sobre las prohibiciones impuestas al arte de temática sacra por la Iglesia católica, durante la época de dominación hispánica. La Iglesia, consciente del inmenso poder de la imagen, favoreció su utilización en el culto aunque intentó mantener un control férreo sobre la misma. En consecuencia, las imágenes que por alguna razón eran apreciadas como contrarias a la tradición más ortodoxa estaban condenadas a su destrucción. No obstante, a veces podían preservarse con algunos cambios que suprimían aquellos elementos considerados como perjudiciales, permitiendo la continuidad del culto público. Tal es el caso de las imágenes expurgadas o censuradas, las cuales sufrieron cambios en su composición original, bien sea eliminando figuras y/o leyendas, modificando la vestimenta, color o ubicación espacial, por orden de un obispo o de algún funcionario inquisitorial.

En el primer capítulo titulado El control eclesiástico de la imagen sagrada se examinan las disposiciones conciliares referentes al arte emitidas en el concilio de Nicea II (siglo VIII), y los sucesivos brotes iconoclastas que se producen en occidente hasta el siglo XVI. Pero hacemos mayor énfasis en el concilio de Trento (1546-1563), y en su difusión a través de los concilios provinciales y sinodales que se celebraron en América. En este apartado estudiamos la cultura visual hispana originada bajo la Contrarreforma a fin de comprender con mayor precisión la importancia de la imagen en este contexto histórico. Además abordamos el grabado, los textos doctrinales y la tratadística como vehículos de difusión de los ideales tridentinos en torno a la imagen, que serán factores que influyen en el arte virreinal latinoamericano.

En el segundo capítulo Expurgar y censurar, se revisan las prácticas de la censura antes y después de la ejecución de la obra de arte, a través de los contratos, las visitas pastorales realizadas por los obispos a sus diócesis y la acción del Tribunal de la Inquisición. En este último punto consideramos necesario desarrollar una breve aproximación a la historia del Santo Oficio, su establecimiento en América, y su relación con el arte y los artistas. Asimismo revisamos la condena a las prácticas iconoclastas de minorías calificadas como heréticas, como judíos y protestantes.

En el tercer capítulo se analizan los casos de La censura de la imagen. Para ello se elaboró una clasificación jerárquica que nos permite desarrollar de una manera ordenada los distintos tipos de censura. Iniciamos con la imagen herética, en la cual referimos las series angélicas, iconografía favorecida por la corona española pese a su cuestionamiento por la institución eclesiástica. También incluimos las llamadas imágenes desusadas, iconografías de origen medieval que fueron apreciadas como apócrifas en el periodo postridentino. En este punto nos detenemos en una pieza de la Santísima Trinidad, en su tipología Trilliza, que fue censurada en nuestro país, brindando una posible explicación ante la variedad de lecturas que esta iconografía suscitaba en el resto del continente. Otra categoría estudiada fue la imagen indecorosa o lasciva, en la cual examinamos piezas con iconografías que eran apreciadas como impúdicas bajo las directrices del decoro contrarreformista. En este caso revisamos una obra de la Virgen de la Leche, repintada en la Caracas de mediados del siglo XVIII. Otra categoría a estudiar fue la imagen consumida y la hechura impropia, título bajo el cual se revisan los paradigmas estéticos que llevan a censurar una imagen por su fealdad y su deterioro, pero también por el extremo contrario, como su excesiva fastuosidad. Igualmente exploramos las censuras a imágenes de personas no beatificadas o canonizadas, cuyas efigies no debían recibir cultos públicos. Por último, consideramos las imágenes incluidas en libros prohibidos y objetos ornamentados con temas religiosos.

En nuestro último capítulo, La Madre Santísima de la Luz. Un caso particular de censura, se examina en detalle el caso más destacado de censura que hallamos en nuestro país. Se trata de una advocación mariana de origen jesuita cuyo culto se difunde en la Provincia de Caracas a partir de la década de 1750. Iniciamos este apartado con el origen de la iconografía, su difusión en el continente americano y su implantación en la Caracas del siglo XVIII. Luego abordamos las consecuencias de la expulsión de la Compañía de Jesús sobre la iconografía, la cual es prohibida por las autoridades monárquicas en 1770. Como consecuencia de la prohibición fueron modificadas la mayoría de las piezas que representan esta advocación en nuestro país, mientras en otras regiones las piezas fueron destruidas.

En las conclusiones intentamos recoger una serie de ideas que desmitifican las teorías hasta ahora desarrolladas sobre el control ejercido por la Iglesia en el arte americano, e intentamos explicar los motivos que favorecieron la presencia de temáticas prohibidas, a la vez que ponemos en evidencia el peso de la tradición como un factor contralor en el arte. A estas conclusiones acompañan unos anexos documentales con algunos textos que consideramos de utilidad. Finalizamos con la recopilación bibliográfica que da cuenta del aparato crítico citado en nuestro estudio.


Janeth Rodríguez Nóbrega, Las imágenes expurgadas: censura del arte religioso en el período colonial. León: Universidad de León, 2008, 27 ilust., 267 pp. (Encuadernación rústica)