sábado, 15 de setiembre de 2007

Aproximación histórica al patrimonio pictórico y escultórico colonial de la iglesia de San Pablo primer ermitaño

La tesis que presentamos es un estudio sobre uno de los templos más antiguos de la Caracas colonial, construido en el año de 1580, el cual fue testigo de importantísimos hechos, y que albergó en sus altares un patrimonio artístico considerable durante los casi 300 años que permaneció en pie.
Para ello Tarim Gois, la autora, se basa en una minuciosa investigación documental en la cual el objetivo primordial fue estudiar el patrimonio pictórico y escultórico colonial conservado hasta el presente, que formó parte de los bienes de la iglesia de San Pablo primer ermitaño.
La tesis está conformada por 2 capítulos. El primero se titula: El proceso de fundación de la iglesia de San Pablo primer ermitaño, en el cual realiza una reseña histórica sobre el templo apoyándose en fuentes primarias, que le permitieron inferir los motivos que originaron su construcción, además de describir las características y ubicación de esta iglesia, demolida en 1876.
En la primera parte, también hace referencia a las 5 cofradías que hicieron vida en este templo, y las cuales fueron muy importantes, ya que gracias a éstas se adquirieron imágenes de culto elaboradas por diversos artistas reconocidos en la época. Asimismo recopiló información sobre algunos acontecimientos, como festejos y celebraciones relacionados con el templo de San Pablo. Igualmente se aproximó a los distintos terremotos que azotaron la ciudad y que por ende afectaron también a esta iglesia y a su patrimonio. Además, reunió diversos datos sobre algunos sucesos significativos ocurridos en la plaza de San Pablo, que formaron parte de la historia de este edificio y que le permitieron aproximarse a su cambiante contexto. Por último, refiere las causas que promovieron la demolición de la iglesia, aunque no profundiza en la compleja situación política e ideológica del gobierno guzmancista.
En el desarrollo de este capítulo utilizó un plano del templo realizado en 1757, el cual es el único testimonio gráfico conocido hasta el presente sobre el espacio interior; así como algunos grabados y fotos en los que se puede apreciar la apariencia exterior del templo.
En el segundo capítulo titulado: Patrimonio pictórico y escultórico colonial que perteneció a la iglesia de San Pablo primer ermitaño, presenta el resultado de un intenso rastreo del patrimonio artístico, procedente de los siglos XVI al XVIII, que perteneció a esta iglesia, y que en su mayoría se encuentra actualmente en la Basílica de Santa Ana y Santa Teresa. Inicia el capítulo explicando las dificultades de conservación que enfrenta el arte colonial en nuestro país, como una manera de sensibilizar al lector sobre las pocas piezas conservadas en el presente. Posterior a lo cual expone numerosos datos documentales referidos al patrimonio artístico de este templo, como una forma de evidenciar las diversas piezas desaparecidas y la participación de innumerables artistas (algunos desconocidos actualmente por los historiadores del arte colonial). Finaliza su estudio elaborando un análisis estilístico e iconográfico de las obras encontradas.
Para finalizar debemos señalar que sólo se encontraron 6 obras que pertenecieron a esta iglesia, 2 pinturas, 5 tallas y una pieza de orfebrería. Aunque al concluir la presentación de su tesis, la autora encontró otra talla. Sobre estas obras no existe la certeza absoluta de su procedencia, por lo que se apoya en diversas investigaciones y en algunos documentos conservados en el Archivo Arquidiocesano de Caracas.
Gracias a esta investigación se ampliaron los escasos datos históricos sobre la iglesia de San Pablo, así como se presentó un inventario actualizado de lo que constituyó su patrimonio artístico.


Fuente: Tarím Gois, Aproximación histórica al patrimonio pictórico y escultórico colonial de la iglesia de San Pablo primer ermitaño. Caracas: Universidad Central de Venezuela, Facultad de Humanidades y Educación, Escuela de Artes, 2007. (Texto inédito).

Foto: Anónimo, Cristo crucificado, sin fecha. Basílica de Santa Ana y Santa Teresa (posiblemente se trate de la talla mencionada por el obispo Mariano Martí en 1772 cuando visitó la iglesia de San Pablo primer ermitaño). Fotografía de Tarím Gois.

Edición: Janeth Rodríguez

No hay comentarios.: